Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Comunicadores Charrúas

  • : Marquemos un Norte
  • : Comunicador charrúa . Movimiento Originario, por la Tierra y los Derechos Humanos.
  • Contacto

Perfil

  • Ricardo Silva
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón.
Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón. Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano

Escúchanos ONLINE Clic en la Imagen

      877 FM enlace 2

Apoyan

      

      

 

                      banderaartigas

Los-4-Charruas-MunN.jpg

Esta Lucha es de los Originarios

y de Todo Aquel que se Considere un

Defensor de los Derechos Humanos.

Este artículo contiene dos videos

de la Campaña y la Totalidad del

contenido del Convenio 169 de la OIT

sobre pueblos indígenas y tribales.

GRACIAS POR DIFUNDIR Y APOYAR.

Enlace: http://0z.fr/P64LW

0000000 bandera MunN 2

       

CURRENT MOON
    
 

Buscar Artículos: Por País O Tematica

 

      Artículos por Categorías

 

 

Archivos

Marquemos un Norte.

En twitter.com

001 bandera 37 3

Tweet   

 

  Difundiendo

el periodismo alternativo, 

somos mas gente pensando

4 abril 2011 1 04 /04 /abril /2011 15:51

http://rastreadordenoticias.com/wp-content/uploads/2010/06/condenado1.jpg

EL GOYO. EL JUEZ LO RESPONSABILIZÓ COMO COAUTOR DEL HOMICIDIO DE ROBERTO LUZARDO

Segundo procesamiento para el dictador Gregorio Alvarez

La Justicia dispuso el procesamiento con prisión del ex dictador Gregorio "Goyo" Alvarez, como coautor de un "homicidio muy especialmente agravado". El fallo narra con crudeza la violencia política existente y el feroz enfrentamiento entre el MLN-T y las fuerzas represivas, en los albores del golpe de Estado.
Ante el juez. Gregorio Alvarez ingresa al juzgado.

El juez penal de 1er. Turno, Juan Carlos Fernández Lecchini, dispuso ayer el procesamiento con prisión del dictador Gregorio "Goyo" Alvarez, como "coautor de un delito de homicidio muy especialmente agravado", por la muerte en el Hospital Militar del integrante del MLN-Tupamaros, Roberto Luzardo, en junio de 1973. El fallo es el segundo enjuiciamiento de Alvarez por los delitos perpetrados antes y durante el golpe de Estado.

Alvarez, entonces jefe del Estado Mayor Conjunto (Esmaco) "era el hombre con más poder y conocimiento en la época en que Luzardo era atendido en el Hospital Militar", y en dicha calidad fue responsable de la omisión de asistencia del militante tupamaro en el nosocomio castrense, ya sea por acción como por omisión, expresa el fallo, al cual accedió LA REPUBLICA.

En este sentido, el magistrado aborda las dos tesis impetradas en la causa: Alvarez ordenó desatender a Luzardo por su presunta vinculación en hechos de sangre, entre ellos, la muerte de su hermano, el coronel Artigas Alvarez; o sin tener implicancias directa en la orden permitía la existencia de una atención insuficiente para todos los detenidos en la sala. Alvarez es responsable en ambas hipótesis, dice.

Gregorio Alvarez "dirigió la organización ilícita que se dedicó a luchar contra la subversión con cualquier medio, incluida la tortura. La tortura activa y pasiva eran instrumentos concebibles entre los necesarios. Por lo que lo de Luzardo, intolerablemente abandonado en un hospital, era previsible y previsto en el marco de la guerra sucia. Mucho más desde que los familiares de Luzardo denunciaron su situación. De modo que el abandono de Luzardo (...) es imputable a la cúpula militar, y específicamente a Gregorio Alvarez", dice el fallo. De los testimonios recabados durante la indagatoria surge que Alvarez visitó a Luzardo en el Hospital Militar, y se quedó mirándolo mientras agonizaba. El dictador "constató tal situación de agonía y se retiró", según señala textualmente la sentencia.

En este sentido, "la omisión en los tratamientos no es un medio inimaginable en una guerra sucia contra el subversivo. Si la tortura activa es un medio imaginable, en procura de información, venganza, intimidación, desmoralización del enemigo, también lo es la tortura pasiva consistente en la omisión de tratamientos provocando el dolor y la decadencia física hacia un estado de salud y moral realmente insoportable", expresa.

OMISIÓN DE ASISTENCIA

La sentencia del juez Fernández Lecchini narra con crudeza el contexto en el cual se produjo la detención y muerte de Luzardo, así como de la "intolerable" situación de abandono a la que fue sometido, por su presunta vinculación con acciones armadas, por su actividad en el MLN-T.

Luzardo fue detenido durante un violento procedimiento en el "Bar Asturias", en agosto de 1972, en el transcurso del cual recibió una grave herida de bala en la médula, siendo trasladado a la Brigada de Caballería Nº 9 y posteriormente al Hospital Militar. El joven fue detenido junto a Ramón Serrano Piedecasas y Henry Engler. El régimen de internación de Luzardo en el Hospital Militar implicó graves omisiones ("vivía permanentemente orinado, defecado y se fue agravando, se le hicieron éscaras, el hedor era importante") las cuales, incluso, trascendieron de la Sala Nº 8 llegando a conocerse en "los cuarteles y las cárceles", señala Fernández Lecchini.

El magistrado estima, además, que la ausencia de historia clínica de Luzardo puede fundamentarse en la incesante omisión de asistencia. "O bien se perdió, o bien se destruyó, o bien se ocultó. El indicio es equívoco aun (...) pero puede acompasarse con la tesis de que a Luzardo dejaron de atenderlo hasta la muerte", expresa el magistrado. Empero, el juez Fernández Lecchini contextualiza la muerte dentro del violento enfrentamiento existente en la época entre "terrorismo de izquierda y terrorismo de derecha", que "se enardecía y cobraba dolorosas víctimas en ambos bandos, lo cual lógicamente producía un umbral más bajo de tolerancia o humanidad en la lucha y en el trato de los prisioneros", siendo Alvarez un "abanderado ideológico y causal de la guerra sucia contra la subversión".

En este sentido, el juez Fernández Lecchini teoriza como otro posible elemento para disponerse la desatención de Luzardo, por sus vínculos con Engler. "El estar junto a Engler podía, razonablemente, en aquellos tiempos, ser una razón para ser el blanco de disparos mortales o del posterior ánimo de no ayudar o dejar morir. Porque Engler fue partícipe de muchos o todos de los actos de sangre o violencia del MLN-T. Estar con Engler no era una buena carta de presentación ante los militares", dice el fallo. "Una desatención como la que se denuncia con respecto a Luzardo es más viable con médicos que no se arraigan en la sala y que obedecen a la cadena de mando castrense", expresa el magistrado. "Contando con las imprecisiones de los relatos de los internados y aun con exageraciones que puedan nacer del dolor y también del odio, en trazos generales se dibuja la situación de abandono de Luzardo y la calidad de la sala 8, que era una dependencia de una sala de torturas, un lugar posterior y previo a las torturas", señala la sentencia.

Fuente: La Republica

http://www.alternativas-prensa.info/PORTADA/paginas%20portada/IMG/173582_Madre_de_Roberto_Luzardo..jpg
Madre del militante del MLN, Roberto Luzardo asesinado en el año 1973

Homicidio político de Luis Roberto Luzardo

Luis Roberto Luzardo nació en Durazno en enero de 1943. Integraba el MLN

(Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros). Es detenido el 17 de agosto de

1972 por las Fuerzas Conjuntas, de Inteligencia y Enlace en el “Bar Asturias” (ubicado

en la calle 8 de octubre) junto a Henry Engler y José Serrano (alias Piedecasas).

Las declaraciones que surgen de autos evidencian que los tres se encontraban sentados

en el bar aguardando la llegada de otros dos compañeros, cuando inesperadamente

ingresan varios policías de civil. Uno de ellos dispara a menos de medio metro de

distancia a Roberto, quien estando desarmado, se levanta de la silla.

Es trasladado al Batallón Nº 9 donde permanece durante la noche herido de gravedad

hasta el día siguiente en que lo internan en la sala 8 del Hospital Militar. La herida

provocada por el disparo dañó la médula cervical, lo que provocó una parálisis casi

total. Hasta fines de enero de 1973 recibió una atención más que deficitaria, negándosele

posteriormente todo tipo de asistencia. Fallece el 12 de junio de 1973, luego de varios

meses de agonía, a consecuencia de una infección generalizada.

La denuncia original fue presentada en 2002, ante el Juzgado Letrado en lo Penal

de 1º Turno (Ficha 87-10103/2002) por su madre, la Sra. Zulma Cazeneuve de

Luzardo y por su viuda, la Sra. Ana Blanco, representadas por el Dr. Héctor Di

Giácomo.

En 2006 la familia Luzardo realiza una nueva denuncia penal (Ficha 2-42-386/

2006) contra mandos civiles, militares y policiales del gobierno cívico militar comprendido

entre el 16 de agosto de 1972 al 12 de setiembre de 1973 y demás responsables,

por la comisión de los delitos: detención ilegal, reclusión ilegal, lesiones graves,

torturas, omisión de asistencia y muerte. Esta nueva denuncia se incorpora a la anterior,

esta vez enmarcada como homicidio político y como parte del plan de exterminio

de opositores, acusando a represores civiles y militares en carácter de autores de crímenes

de lesa humanidad.

EL juez en lo Penal de 1º Turno, Dr. Fernández Lecchini y la fiscal de 13º Turno,

Dra. Adriana Acosta, tomaron declaraciones a testigos, médicos y militares, entre otros

integrantes de la OCOA (Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas).

Se realizó una inspección ocular en el Hospital Militar en salas similares a la que

falleció Luis Roberto (las originales ya no existen). El 26 de Febrero de 2009 se llevó a

cabo la audiencia en que fuera interrogado el ex dictador Gral. Gregorio Álvarez, quien

negó tener conocimiento de los hechos.

Previo a dicha audiencia se agregó información contenida en otro expediente relativa

a las causas del deceso de Roberto Luzardo. Esto originó una consulta al Instituto Técnico

Forense, el cual, en marzo de 2009, designara una Junta Médica. Su cometido era

analizar la información a los efectos de saber, si con los nuevos datos aportados (condiciones

en que se encontraba la víctima, tamaño de las heridas, condiciones de higiene,

inexistencia de atención médica, etc.) era o no posible que aconteciera el hecho muerte.

En diciembre de 2009, luego de tres meses de estudio del expediente, sobre la base

de las declaraciones de detenidos en la sala 8, la reconstrucción de la historia clínica

presentada por el neurocirujano Ricardo Alberti, el reconocimiento forense efectuado

por el médico militar Mautone y múltiples factores más, se da a conocer el pronunciamiento

del ITF. El dictamen afirma que Luis Roberto Luzardo fue sometido a un

abandono premeditado en cuanto a la asistencia médica, constituyendo esto la causa

de su muerte.

En audiencia realizada en abril 2010, los indagados (el entonces Director del Hospital

Militar Arregui, el neurocirujano Rodríguez Juanotena y la médica Braseiro, firmante

del certificado falso de defunción), vuelven a caer en graves contradicciones y

olvidos. En la misma audiencia, el ex dictador Gregorio Álvarez reconoce haber estado

en la sala 8 poco antes del fallecimiento, hecho que había negado en el careo realizado

con Zulma Beatriz Luzardo.

En agosto de 2010, el juez Fernández Lecchini dio por finalizadas las actuaciones

enviando el expediente a la fiscal Adriana Costa para que se expida, quien declaró a

familiares de Luis Roberto Luzardo que necesitaría de mucho tiempo para el examen

del mismo.

La causa cuenta con el apoyo de SERPAJ.

 

"Nuestro Norte es el Sur" Difundiendo el periodismo alternativo, somos mas gente pensando.

Recomienda, Marquemos un Norte

Compartir este post
Repost0

Comentarios