Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Comunicadores Charrúas

  • : Marquemos un Norte
  • : Comunicador charrúa . Movimiento Originario, por la Tierra y los Derechos Humanos.
  • Contacto

Perfil

  • Ricardo Silva
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón.
Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón. Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano

Escúchanos ONLINE Clic en la Imagen

      877 FM enlace 2

Apoyan

      

      

 

                      banderaartigas

Los-4-Charruas-MunN.jpg

Esta Lucha es de los Originarios

y de Todo Aquel que se Considere un

Defensor de los Derechos Humanos.

Este artículo contiene dos videos

de la Campaña y la Totalidad del

contenido del Convenio 169 de la OIT

sobre pueblos indígenas y tribales.

GRACIAS POR DIFUNDIR Y APOYAR.

Enlace: http://0z.fr/P64LW

0000000 bandera MunN 2

       

CURRENT MOON
    
 

Buscar Artículos: Por País O Tematica

 

      Artículos por Categorías

 

 

Archivos

Marquemos un Norte.

En twitter.com

001 bandera 37 3

Tweet   

 

  Difundiendo

el periodismo alternativo, 

somos mas gente pensando

4 noviembre 2010 4 04 /11 /noviembre /2010 23:48

077702a4f9124cb78dd23abe544e2846.mp3
“Ahora seremos acusados de golpistas, en caso de buscar salida a la agenda que ya teníamos programada. Todo tendrá que esperar”, señalan las organizaciones indígenas. Adrián Castro Bibriesca | Desinformémonos

http://www.kaosenlared.net/img2/152/152516_movimiento_indigena_ecuad.jpgPasan los días, se suman las interrogantes yse entierran las posibilidades del diálogo al mismo tiempo que se van los reflectores que cubrieron como evento mediático el “rescate”, y los momentos de tensión que vivió Ecuador en el nombrado “Golpe de Estado” al presidente Rafael Correa.

Hoy las organizaciones se encuentran en Stand by. Cualquier intento de negociación mal encaminado puede contribuir al desprestigio inducido de las organizaciones. En Ecuador la visión de los acontecimientos del 30 de septiembre y el nulo apoyo de la CONAIE al gobierno de Correa ha sido muy simplista. Habría que recordar la historia conflictiva reciente entre ambos actores.

El cuarto poder

La CONAIE tiene un larga historia de lucha en sus comunidades en contra de la explotación. Para estos gobiernos y sus periodistas afines, las luchas de abajo no tienen espacio en el “progresismo” estatal. Con el evento de un mes atrás, el periodismo cumplió una tarea fundamental en las horas de ceguera colectiva; sembraron incertidumbre y alimentaron la desinformación. “Ahora seremos acusados de golpistas, en caso de buscar salida a la agenda que ya teníamos programada. Todo tendrá que esperar”, señala la organización indígena.

Los medios al servicio del Estado permear una visión de los movimientos equivocada. Y así, luego del “golpe” las piezas se van acomodando. El “rescate” de Correa por parte del ahora vanagloriado heroico ejército ecuatoriano ha hecho que las Fuerzas Armadas sean las grandes beneficiadas, junto con Correa, del espectáculo del jueves 30 de septiembre. Los más atacados, primero por su postura crítica a lo acontecido, fueron los movimientos. Ahora sólo se espera cualquier acción, palabra u omisión para atacar de forma agresiva y mediática a quienes busquen poner en la agenda del país los problemas que Ecuador arrastra: marginación, indiferencia y explotación de recursos.

En un clima tenso, como lo habían previsto CONAIE y la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN), lo primero es saber cómo actuar al interior, y estar claros en sus ideas. Desde el “golpe”, la postura frente al conflicto fue ya de por sí complicada. Frente a un personaje como Correa, que ha retomado la prosecución, represión y además ha acabado con los pocos espacios para un dialogo con sus acciones desacreditadoras, la CONAIE condena el golpe y sólo pide al gobierno resolver los diálogos pendientes, esos que por lo visto están lejos de ser siquiera puestos en la mesa.

LA FENOCIN, por su parte, repudió el hecho y pidió al igual que la CONAIE retomar de manera profunda las reformas que están pendientes.

A un mes de los acontecimientos, el cielo permanece nublado. No sólo los movimientos y organizaciones resultaron afectadas con el espectáculo, también el pueblo está tocado, pues ahora cualquiera tiene la etiqueta de golpista bajo las ropas. Correa aprovecha el momento y con la crisis que se vivió refuerza los aparatos de seguridad y represión, que aparecen más justificados que nunca.

La lucha debe de seguir: la reivindicación por la vida justa y la equidad

Alrededor de 3.5 millones de los 12 y medio millones de ecuatorianos son indígenas, repartidos en 11 nacionalidades, la mayoría de los cuales viven en áreas rurales. Estos pueblos se basan en valores ancestrales, como el modelo comunitario y solidario, una práctica que choca con postulados individualistas actuales.

Dentro de esa lucha por la autonomía se encuentran dos de las organizaciones más representativas por su actualidad y por historia, por su lucha y logros. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), resultado de la lucha continua de las comunidades, centros, federaciones y confederaciones de pueblos indígenas, y la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN).

A pesar de buscar objetivos similares, estas dos organizaciones han tenido sus puntos de desacuerdo e incluso una separación total, pero desde hace algunos meses buscan reunificar sus fuerzas por un bien común: la vida digna de los sectores olvidados por el Estado.

La CONAIE es una organización nacional que aglutina en su seno a las nacionalidades, pueblos, comunidades, centros y asociaciones indígenas del Ecuador. En 1980 se organizó el Consejo Nacional de Coordinación de Nacionalidades Indígenas (CONACNIE). Éste buscaba promover la consolidación de pueblos indígenas. En noviembre de 1986 en Quito se constituye la CONAIE. ¿Sus objetivos? Luchar contra la opresión de las autoridades civiles y eclesiásticas, luchar por la identidad cultural de pueblos indígenas, contra el colonialismo y por la dignidad de pueblos y nacionalidades indígenas.

Marlon René Santi Gualinga es un joven amazónico de 32 años, procedente de la Comunidad de Sarayacu. Fue elegido presidente de la CONAIE durante los días 10,11 y 12 de enero del 2008 por unanimidad y apoyo de las tres organizaciones regionales (Costa, Sierra y Amazonia) y todos los pueblos. Cuando recibió la presidencia mencionó que a pesar de lo hecho por la Confederación, falta amortiguar, unir los ideales y mirar hacia el mismo punto.

La plurinacionalidad en el proyecto Constitucional

Originalmente, la propuesta de plurinacionalidad de la CONAIE fue lanzada como proyecto político en Ecuador a mediados de los ochenta. En junio de 2004 en la II Cumbre Continental de los Pueblos Indígenas de América, realizada en Quito, la plurinacionalidad fue adoptada como proyecto continental.

El reconocimiento del Ecuador como Estado Plurinacional en el proyecto de Constitución es el logro más grande conseguido por la CONAIE. Esto costó años de diálogo, lucha y un proceso lleno de golpes y caídas. A partir de abril de 2008 el gobierno de Rafael Correa empezó a aceptar la propuesta plurinacional, aunque contraponiéndola a la tesis de la interculturalidad. La interculturalidad es un concepto más defendido por la FENOCIN, aunque pueden ser similares en ciertos puntos, tienden a ser diferentes si son mirados con profundidad, ya que la interculturalidad menciona una interacción entre las culturas, donde no existe un grupo dominante; en cambio, la plurinacionalidad implica el concepto nación, pues se reconocen 11 nacionalidades dentro del Ecuador. Cada una con sus costumbres, tradiciones, lenguas, formas de gobierno o sistema económico.

Como consecuencia de la movilización, el gobierno de Rafael Correa nombró en 2008 una comisión conformada por tres ministros y asesores para iniciar un diálogo con la CONAIE alrededor de la propuesta de la plurinacionalidad. Rafael Correa en los inicios del diálogo dijo: “La propuesta de plurinacionalidad que tiene el gobierno es la más sensata y realista”, dejando de lado “la otra”, esa “otra” que era la propuesta de la CONAIE y que constantemente era atacada por Correa, al calificarla de “extremista”.

En el Proyecto Político de la CONAIE  se encuentra la siguiente definición de plurinacionalidad: “Sistema de gobierno y un modelo de organización política, económica y sociocultural, que propugna la justicia, las libertades individuales y colectivas, el respeto, la reciprocidad, la solidaridad, el desarrollo equitativo del conjunto de la sociedad ecuatoriana y de todas sus regiones y culturas, en base al reconocimiento jurídico-político y cultural de todas las Nacionalidades y Pueblos Indígenas que conforman el Ecuador”.

El 22 de octubre de 2007, la CONAIE presentó su proyecto de Constitución, con una movilización de diez mil personas. En marzo de 2008, en conjunto con otras organizaciones sociales, la CONAIE organizó una marcha hacia a la Casa de Gobierno denominada: “Defensa de la Plurinacionalidad, la Soberanía y los Recursos Naturales”.

Rafael Correa atacó de manera reiterada y pública a la CONAIE y su propuesta, calificándola de extremista, infantil, izquierdista e indigenista. El punto más alto del enfrentamiento llegó cuando se debatía el derecho al consentimiento previo en contra de la consulta previa en relación con la explotación de los recursos naturales y minerales. Esto dio lugar, por parte del gobierno, a la descalificación de la plurinacionalidad denominándola como la propuesta de una minoría social, electoralmente perdedora, y que solo representaba el dos por ciento; y, por otra parte, a la declaratoria de oposición a la política neoliberal del gobierno por parte de la CONAIE.

La Constitución de la Republica del Ecuador, en su capitulo primero de Principios Fundamentales, en su artículo 1 menciona: El Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico. Se organiza en forma de república y se gobierna de manera descentralizada

La FENOCIN, por su parte, tiene sus inicios a principios de los años sesenta, en un contexto en el que los campesinos y los indígenas se organizaron de manera consistente, construyendo redes, acuerdos y alianzas nacionales para exigir con mayor fuerza las demandas que se habían negado a lo largo de la historia. Participa activamente en el ideal de una sociedad justa.

La relación con la actual administración del presidente Rafael Correa ha llevado a un debate a las organizaciones populares. Una discusión sobre neoliberalismo, y a qué tipo de sociedad se dirigen. En un contexto donde poco se permite el intercambio de ideas o propuestas, la FENOCIN, al igual que otras organizaciones, busca una dignificación en la vida cotidiana. Sin embargo, cada vez los espacios de disputa son más reducidos. Antes existían mas expectativas en diversos sectores, ahora quedan pocos espacios. Esa es la realidad actual en la relación organizaciones-Estado.

Con la llegada de Luis Andrango a la dirigencia de la FENOCIN se busca un cambio en la forma, pero no en la esencia. Los retos que se presentan a corto y mediano plazo se vislumbran difíciles, sin embargo Luis confía plenamente en poder lograr los objetivos. En entrevista con Desinformémonos, Luis Andrango admite las dificultades internas a la organización. Dice: “El tema interno, el debate, fortalecer los niveles de confianza al interior de la organización, es lo complicado hoy”.

Y añade: “Además, todas las organizaciones estamos expuestas a ser cooptadas por el gobierno y eso pasa por una falta de formación y de criterio político. La organización se ha convertido en una plataforma política, un espacio de proyección para algunos puestos. Se ha perdido esa concepción histórica de reivindicación, de autonomía de las organizaciones frente al Estado. Vino ese cambio y ha sido negativo. La organización se burocratiza, el discurso se hace débil y contradictorio. Ahí esta el reto fuerte, estamos retomando espacios de formación política”.

Más adelante, el dirigente indígena afirma: “Un elemento que caracteriza a la FENOCIN, es la lucha por la transformación del campo. Las organizaciones que forman la Federación lucharon por la Reforma Agraria en los años sesenta y setenta. La lucha dejó gente en el camino, pero esa lucha hecha por los compañeros no ha sido olvidada y es un referente de la actual acción reivindicativa”.

Luis Andrango reivindica que la “revolución agraria” es el planteamiento de la FENOCIN e interpreta dicha propuesta como un paso hacia adelante con respecto al pasado. En un escrito que habla de soberanía alimentaria, el dirigente de la organización indígena plantea que las acciones de la Federación responden a una realidad histórica de inequidad y olvido del Estado hacia los campesinos, indígenas y negros del país, que día con día cultivan la tierra, producen y alimentan al país. Esa realidad es lo que quieren transformar.

La soberanía alimentaria es el derecho de los países y los pueblos a la autodeterminación de sus políticas agrarias, de empleo, pesqueras, alimentarias y de tierra, de forma que sean ecológicas, sociales, económicas y culturalmente apropiadas para las comunidades. Se sustenta en otra forma de mirar la agricultura. “Las condiciones culturales no han cambiado. No se logra todo a través de una reforma constitucional”, dice Andrango.

Acerca de la autonomía, el dirigente comenta: “De entrada, el Estado siempre será así, esté el gobierno que esté, la lucha y el debate deben prevalecer. El Estado es un instrumento del poder. No es fácil cambiar la estructura, hay que decir “no” y tener distancia. Hoy en día se tiene que replantear el fundamento de la búsqueda del cambio”.

“Desde los años ochenta había una necesidad en el trato de las etnias. La percepción del Estado no representa a la inmensa diversidad que tiene el país, se necesita una reivindicación de carácter étnico. El Estado no está representando la unidad. Aún así, se ha alcanzado el debate sobre el tema de la interculturalidad. Debe de existir una igualdad en los medios de producción, sino sólo quedaría el tema como un proceso de tolerancia. Construcción de igualdad, de unidad y diversidad. Desde la organización se busca debatir sobre los temas”.

Andrango comenta que esta discusión no siempre procede desde abajo, sin embargo reivindica que al menos se generó el debate alrededor del tema. “Se genera confusión y muchas formas de entender plurinacionalidad e interculturalidad. Ahora es un mandato constitucional y sin embargo, aun así, se aprovecha de eso para generar confusión y división”.

La interculturalidad es la base para consolidar un gran proyecto nacional de unidad y de justicia social, dice. Según el dirigente de FENOCIN, lo anterior se basa en desterrar el racismo de manera activa, lograr una comprensión plural de la realidad.

En otro tipo de organizaciones, el Estado puede interferir en el trabajo cotidiano, desde la relación salarial, hasta dejar o quitar gente de instituciones o sindicatos, quitando o poniendo fuerza dependiendo del rumbo que se pretenda. Y ya que se mencionó la autonomía, el Estado no puede normar en una comunidad autónoma pues la comunidad genera ya una estructura política.

Otra problemática existente, y que ha provocado un debilitamiento en las bases de las comunidades es el flujo inmenso de gente indígena hacia la ciudades. “Antes el pueblo indígena era mas fuerte”. El 30 por ciento de la población indígena ha emigrado y ahora se encuentra en las grandes ciudades.

El Estado golpea la estructura política de las comunidades, antes la unión de las comunidades podía hacer frente al gobierno. Eran espacios de reivindicación de lo rural con lo urbano. Sin embargo, la lucha y ambición de poder corrompió a muchos presidentes de las comunidades, con la tentación puesta en la mesa, algunos de aquellos presidentes cayeron en las “juntas parroquiales” (instituciones representativas de base en la sociedad rural del Ecuador). Sin embargo, ahora con presupuesto y poder, muchos perdieron el piso y terminó por minar en la comunidad.

Acerca de las recientes declaraciones de Hugo Chávez presidente de Venezuela en la Cumbre de mandatarios de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en Otavalo, que dijo que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos habría infiltrado a los movimientos sociales en América Latina, Luis Andrango comenta: “Históricamente, el movimiento en Ecuador se ha relacionado con supuestos de esa índole. La derecha ha generado varias estrategias para infiltrarse. No sé si es tan extremo”.

“Hace un tiempo crearon un instituto que otorgaba becas para indígenas y te condicionaban a ir a ciertas universidades en los Estados Unidos, donde recibían cierta formación que conviene a los intereses de los que controlan. Ahora, por ejemplo, muchos líderes en comunidad son parte de aquel programa”.

Hay una estrategia clara para ir desmontando el movimiento indígena, se aprovechan de varios contextos. “En la Amazonia, por ejemplo, las trasnacionales petroleras se contactaron con lo líderes locales, se hicieron incluso amigos y ahora tienen gran parte de territorio para explotar. Aquí el tema es la formación”.

El futuro de FENOCIN está claro en las palabras de su dirigente: “Debemos  consolidarnos internamente primero, y ya que los cambios vendrán de la organización, implica formar gente, fortalecer las organizaciones, continuar provocando, en la retórica y la práctica. La FENOCIN ha puesto en la mesa el tema agrario, plantea temas, genera agenda”.

 

Bernardino García Abuelo Charrúa, cuenta ABITAB 17508

Necesitamos tu colaboración mas información: AQUÍ

Compartir este post
Repost0

Comentarios