Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Comunicadores Charrúas

  • : Marquemos un Norte
  • : Comunicador charrúa . Movimiento Originario, por la Tierra y los Derechos Humanos.
  • Contacto

Perfil

  • Ricardo Silva
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón.
Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano
  • Profeso la Horizontalidad como nuestros ancestros Charrúas. Activista social desde el corazón. Tengamos presente que todo ser con aletas, raíces, alas, patas o pies, es un Hermano

Escúchanos ONLINE Clic en la Imagen

      877 FM enlace 2

Apoyan

      

      

 

                      banderaartigas

Los-4-Charruas-MunN.jpg

Esta Lucha es de los Originarios

y de Todo Aquel que se Considere un

Defensor de los Derechos Humanos.

Este artículo contiene dos videos

de la Campaña y la Totalidad del

contenido del Convenio 169 de la OIT

sobre pueblos indígenas y tribales.

GRACIAS POR DIFUNDIR Y APOYAR.

Enlace: http://0z.fr/P64LW

0000000 bandera MunN 2

       

CURRENT MOON
    
 

Buscar Artículos: Por País O Tematica

 

      Artículos por Categorías

 

 

Archivos

Marquemos un Norte.

En twitter.com

001 bandera 37 3

Tweet   

 

  Difundiendo

el periodismo alternativo, 

somos mas gente pensando

25 diciembre 2010 6 25 /12 /diciembre /2010 21:34

http://3.bp.blogspot.com/_V6YsQcWSNso/TAhJ4oAOjgI/AAAAAAAAAS4/0tOr6VPvGkQ/s1600/indios.jpgTatiana Félix *

Adital -
Las expectativas de los pueblos indígenas fueron más que frustradas durante los ocho años de gobierno del presidente Lula. En líneas generales, esto es lo que atestigua Roberto Antonio Liebgott, vicepresidente del Consejo Indigenista Misionero (Cimi), entidad que actúa activamente en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas. En un análisis detallado, se comprueban los pocos avances y se relatan situaciones de desatención de la salud, la educación y la demarcación de tierras indígenas.

Rememorando la actuación de los jefes de Estado brasileros, comenzando por el general del ejército João Batista Figueiredo, es posible constatar la permanente desatención a esta parte de la población brasilera. El gobierno de Figueiredo estuvo marcado por epidemias y endemias que victimaron a decenas de pueblos y casi extinguieron algunas etnias, como los Deni. Los años 1979 a 1985 también estuvieron marcados por la construcción de carreteras e hidroeléctricas en tierras indígenas.

 

En el gobierno del presidente José Sarney (1985-1990) el proceso de invasiones continuó, esta vez protagonizado por pescadores, madereros, buscadores de piedras preciosas y empresas mineras. Fue durante esta gestión que, con la ayuda del Gobierno Federal y de la Fundación Nacional del Indio (Funai), más de 30 mil buscadores de piedras preciosas ocuparon las tierras indígenas Yanomami, situación que ocasionó la muerte de cerca de 2.000 indígenas en virtud de las enfermedades traídas por los invasores.

 

El sucesor de Sarney, Fernando Collor de Mello (1990 a 1992), promovió algunos beneficios, como la demarcación de las tierras Yanomami. Sin embargo, la iniciativa fue motivada por la presión en función de la realización de la ECO 92 en Brasil. Este gobierno promovió la homologación de 108 tierras indígenas. Después del impeachment (juicio político) de destitución de Collor, Brasil fue gobernado durante dos años por Itamar Franco, quien promovió la homologación, en dos años, de 20 tierras indígenas.

Presidente de Brasil durante ocho años (1994 a 2002), Fernando Henrique Cardoso dio un poco más de visibilidad a la cuestión indígena, pero de acuerdo con Liebgott esto fue en virtud de intereses económicos sobre las tierras indígenas. Durante sus dos mandatos, FHC homologó 147 tierras indígenas.

Con la llegada de Lula a la presidencia después de cuatro intentos, los sectores populares y las minorías étnicas se llenaron de esperanza. Sin embargo, ese sentimiento, sobre todo en lo que respecta a los pueblos indígenas, se fue evaporando con el paso de los años, porque demandas prioritarias de la agenda indígena no fueron tenidas en consideración como debería durante el gobierno de Lula.

Las demarcaciones no fueron priorizadas; prueba de esto es que sólo 88 tierras fueron homologadas, y en algunos casos, los procedimientos se iniciaron en gobiernos anteriores. Cientos de otros procesos de demarcación están parados.

Según Liebgott ‘de las 988 tierras, 323 todavía se encuentran sin medida alguna tomada; 146 están en estudio, pero aún por identificar. En cuanto a las tierras en que los procedimientos de demarcación ya comenzaron, la situación actual es la que sigue: 20 están identificadas; 60 están declaradas; 35 ya fueron homologadas y 366 se encuentran registradas y, de esta manera, su demarcación está concluida. Existen además 36 áreas que fueron reservadas para los pueblos indígenas’.

La violencia y la criminalización de las protestas indígenas fueron otros puntos negativos que marcaron los últimos ocho años. Bahía, Pernambuco, Maranhão y Mato Grosso do Sul fueron escenario de episodios de violencia, desalojo e invasiones. El caso de los Guaraní Kaiowá, que fueron desalojados de sus tierras, perseguidos y obligados a vivir al costado de una ruta, fue considerado uno de los episodios más significativos que demuestra "la falta de interés por los pueblos indígenas".

La mala utilización del presupuesto indígena, que no promovió acciones efectivas para la supervivencia física y cultural de los pueblos, y la reestructuración de la Funai impuesta sin consulta a los pueblos, también fueron situaciones que contrariaron lo solicitado por los 241 pueblos indígenas de Brasil. El mismo camino siguieron las acciones orientadas a la salud y la educación, ya que las propuestas dirigidas a los pueblos fueron olvidadas en detrimento de las propuestas gubernamentales.

A los pueblos indígenas y organizaciones que defienden los derechos de éstos sólo les queda intensificar la lucha. Los desafíos que se configuran para el próximo año no son desconocidos. ‘Presentar demandas, movilizarse por ellas para que se transformen en políticas públicas, luchar por la participación en todas las etapas, y presionar al poder público por la efectivización de políticas en favor de los pueblos indígenas continúa siendo el camino", asegura el vicepresidente del Cimi.

 

Difundiendo el periodismo alternativo,  somos mas gente pensando, Envía el enlace del Blog a tus amigos: CAIO.UY.OVER-BLOG.COM

Compartir este post
Repost0

Comentarios